Lorenzo Illana. Salgüero de Juarros. Verano del 99

ACLARACIONES DEL AUTOR DE LA TRANSCRIPCIÓN SOBRE PALABRAS O EXPRESIONES QUE SON DE POCO O NINGÚN USO EN EL CASTELLANO ACTUAL.

Alcabala: impuesto indirecto regio cobrado en los territorios pertenecientes a la Corona de Castilla (incluidas las posesiones hispanas en América a partir del siglo XVI), desde la baja edad media hasta el siglo XIX, que gravaba las transacciones económicas. De probable origen islámico, comenzó a recaudarse en algunos municipios castellanos hacia el siglo XI. Se convirtió en una renta de la monarquía castellana durante el reinado de Alfonso XI, cuando en 1342 consiguió de las Cortes el cobro regio de dicho tributo, dispuesto en un 5% sobre las compraventas realizadas. No obstante, su transformación definitiva en un impuesto ordinario (que no necesitaba de la aprobación de las Cortes) no tuvo lugar sino hasta el reinado de Enrique III (1390-1406), cuando su porcentaje ascendió al 10% y comenzó a ser pagado sólo por el vendedor.

Arveja: Algarroba, planta y su semilla. En algunas comarcas españolas, veza, en especial las vezas silvestres.

Batanes: lugares en los que se realiza un tratamiento de la lana con el fin de desengrasarla y apelmazar el pelo hasta conseguir la textura deseada, golpeándola manual o mecánicamente en el agua. Para el lavado se utilizaba la 'tierra de batán', arcilla que hacía las veces del jabón.

Censo: Constituir un censo.- 1. Recibir o entregar un capital gravando fincas determinadas con las obligaciones consiguientes. 2. Trasladar el dominio útil o el directo y útil de ellas, pactando pagar, el que reciben el capital o las fincas, el rédito anual dentro del límite señalado por las leyes.

Censo perpetuo: Imposición hecha sobre bienes raíces, en virtud de la cual queda obligado el comprador a pagar al vendedor cierta pensión cada año, contrayendo también la obligación de no poder enajenar la casa o heredad que con esta carga ha comprado, sin dar cuenta primero al señor del censo, para que use de una de dos acciones que le competen, que son: o tomarla por el tanto que otro diere, o percibir la veintena parte de todo el precio en que se ajustare; pero aunque no pague algunos años la pensión o venda sin licencia, no cae en comiso, a menos que se pacte expresamente.

Cientos: impuesto castellano consistente en un recargo del 40% sobre la alcabala. Para atender las exigencias de la Hacienda, las Cortes concedieron aumentos del 10% sobre la alcabala en 1639, en 1642, en 1656 y en 1663. En 1686 se redujeron a la mitad, pero en 1705 volvieron a su primitivo valor.

Cierzo, Abrego, Solano y Regañón: Norte, Sur, Este y Oeste.

Comuña: Trigo mezclado con centeno.

Ejido: Campo común de todos los vecinos de un pueblo, lindante con él, donde no se labra, y donde suelen reunirse los ganados o establecerse las eras.

El carácter comunal de los ejidos en Castilla apareció definido en el Código de las Siete Partidas, que los defiende de cualquier pretensión individualista y regula su utilización por parte de los vecinos. Tanto durante la Edad Media como en la Moderna abundan las disposiciones legislativas emanadas de la corona o de los propios municipios para atender a los problemas planteados por su usufructo. La tradición de un sistema fuertemente arraigado en el país abogó a favor de su conservación durante los S. XVIII y XIX.

Entenado: Procede del latín "ante natus", y se aplica a los hijos que uno de los cónyuges tenía antes de contraer matrimonio (generalmente segundas nupcias), en relación con el otro cónyuge.

Erío: Campo o tierra sin cultivar ni labrar.

Esquilmo: Frutos y provechos que se sacan de las haciendas y ganados.

Estado general:  Si se observa la respuesta vigésima primera de Ibeas, se comprenderá fácilmente que "estado general" se contrapone a "estado noble". "A la vigesima prima: digeron que esta Poblazion se compone de veinte y quatro vezinos, quatro viudas y cinco havitantes, los onze del estado  Noble y los restantes del estado General".

De las respuestas a la pregunta vigésima séptima, se desprende también que sólo los integrantes del estado general pagaban el impuesto denominado "Servicio Real" o "Servicios". La deducción es particularmente clara en las respuestas de Ibeas: "A la vigesima septima rrespondieron que todos los vezinos del estado General que ay en este lugar pagan a su Magestad el derecho de servicio Real en que estan encavezados y para ello hazen repartimiento a proporcion de caudales sin usar para este fin de otros arbitrios"

Fábrica: Las referencias a las "fábricas de las iglesias" no hay que entenderlas hechas en el concepto actual de fábrica, sino que hay que entender que se trataba de rentas que se destinaban al mantenimiento y/o reparación de la obra de fábrica de los templos citados.

Legua:  unidad  itineraria de longitud utilizada en España y en algunos países de Latinoamérica. Su valor varía entre los 4.000 y los 5.600 metros, dependiendo del país. En España equivale a unos 5.572 metros.

Libro de fábrica: Libro que se llevaba en las iglesias, donde se anotaban las incidencias relativas a la obra de fábrica de las mismas y las aportaciones económicas que se recibían para el mismo fin.

Libro de Tazmías: Relación o cuaderno en que se anotaban los granos recogidos en la tercia.

Linueso: Actualmente linuezo o linaza: semilla del lino formada de granillos elipsoidales, duros y brillantes, de color gris.

Maña: manojo pequeño, como de lino, cáñamo, esparto, etc.

Marques de Ensenada:  Zenón de Somadevilla y Bengoechea, marqués de la Ensenada (Olesanco, 1702-Medina del Campo, 1781). Estadista español. Procedente de una familia de modestos hidalgos de aldea, a los 18 años ingresó en la administración del Estado. Al subir al trono en 1742 Fernando VI, conservó la posición preeminente que había conquistado en el reinado anterior y, en los asuntos interiores, fue el hombre más destacado. Ante todo se propuso reorganizar la Hacienda y aumentar los ingresos; pensó sustituir la multitud de ingresos existentes por una sola contribución sobre la renta, con lo que se hubiera ahorrado gastos de recaudación y se hubiera llegado a repartir con equidad las cargas de la nación. Las resistencias que halló no permitieron poner en práctica este sistema, pero los resultados de las detenidas encuestas que entonces se realizaron aún existen y son una fuente insustituible para el conocimiento de la situación material de España a mediados del S. XVIII.

Este ministro del gobierno de Fernando VI fue el que ordenó la realización de este catastro, por cuya razón se conoce como “Catastro de Ensenada”.

Pedanio: utilizado indebidamente por "pedáneo". En la actualidad se refiere a los alcaldes de localidades que no tienen la consideración jurídica de municipios, que la Ley de Bases de Régimen Local llama "Entidades Locales Menores", pero que, vulgarmente, se conocen como "pedanías".

Premostatenses = Premostratenses = Premonstratenses:  Esta última es la denominación correcta de la orden religiosa a la que pertenecía el monasterio de San Cristobal de Ibeas, y el nombre proviene de “Praemonstratum”, nombre dado por San Norberto al lugar donde fundó la primera casa, en 1120, cerca de la ciudad de Laon, en Francia.

Reguedo: No se encuentra dicho término en los diccionarios actuales, por lo menos en los consultados por el autor de esta transcripción. Por el contexto en que se encuentra en las respuestas de Santa María de Bujedo, parece seguro que se trata de una clase de ganado lanar ( ... en este Monasterio no ai mas especies de Ganado que Yeguas, Potras, Bacas, Novillos, Novillas, Obejas, Carneros, Borrillos, Borrillas, Cabras, Castrones y Reguedos ..., ... vorrilla dos y medio, un Carnero quatro, una Cabra tres y medio; un Reguedo quatro; un Castron seis...), y al respecto la explicación mas razonable que ha encontrado el autor de la transcripción es que, en esta zona, llaman "rigüedos" a los chivos y chivas de determinada edad, es decir, que deben de ser en relación con los individuos adultos de su especie, lo mismo que los borrillos y borrillas respecto de las ovejas y carneros. El término "rigüedo", ni nada parecido, tampoco ha sido hallado en ningún diccionario ni enciclopedia.

Rozo: Hierbas o matas que se obtienen de rozar un campo. En el contexto en que aparece en las respuestas del Monasterio de Santa María de Bujedo, podría interpretarse como el derecho a pastar las rastrojeras. (teniendo Rozo De Yervas en parte de los terminos de los lugares de Santa Cruz de Juarros, Revilla del Campo y Cueba de Juarros, en los que entran a dicho Rozo como dos tiros de vala).

Servicio Real: Al principio, se trata de un tributo que surge como una petición extraordinaria del rey a sus súbditos para hacer frente a los gastos ocasionados por alguna circunstancia excepcional. Debía ser, por lo tanto, solicitado por el rey a las Cortes y aprobado por éstas. Pero con el tiempo fue perdiendo su carácter extraordinario y convirtiéndose en habitual, aunque siempre se mantuvo la necesidad de que fuera aprobado por las Cortes. Tanto su cuantía como su frecuencia eran variables.

Sisa: Impuesto que se cobraba sobre géneros comestibles menguando las medidas. Como impuesto indirecto, la sisa gravó la venta de algunos artículos de consumo (pan, vino, carne, harina), con la reducción del peso o de la medida en provecho del fisco. Debido a su impopularidad, fue abolido en diversas ocasiones, y definitivamente en 1845.

Tarjas, tarxas  o palos: Caña o palo partido longitudinalmente por medio , con encaje a los extremos, para ir marcando lo que se saca o compra fiado, haciendo una muesca; la mitad del listón conserva el que compra y la otra el que vende; y al tiempo de ajustar la cuenta las confrontan. Lo usan también para llevar cuentas las personas que no saben escribir.

Unidades de cuenta o monedas: Junto a las monedas de oro o plata se desarrollaron las de metal vil, como el cobre, cuya aleación con plata recibirá el nombre de vellón.

La unidad de cuenta castellana, el maravedí, establecía la relación entre los diferentes tipos de monedas: el ducado valía 375 maravedís, el real 34 y la blanca 2’5.

Yugada:  Yunta, especialmente la de bueyes.

Volver