Fracking NO Puente

¡QUÉ EMPEÑO CON EL FRACKING!

Estaba pensando en quitar ya estas imágenes antifracking pues hacía mucho tiempo que no se hablaba del fracking y creía yo, ingenuo de mi, que a lo mejor se había pasado la fiebre de este modo tan sucio de obtención de combustibles fósiles.

A ver si se me entiende, no es que creyera que, de repente, la industria del fracking hubiera visto la luz y hubiera decidido que no es sensato envenenar todos los acuiferos del mundo para obtener un poco de combustible que a lo mejor no necesitamos, sino que las circunstancias, por ejemplo el bajo precio actual del crudo, hubiera causado tal quiebra en la rentabilidad del fracking que lo hubieran desestimado.

Pero está claro que no era así.

Lo único que sucedía es que estaban trabajando en silencio para ganar las voluntades que más les interesan, que son sin duda las de los gobiernos que pueden inclinar la legalidad a su favor y, desgraciadamente para nosotros, han ganado la del gobierno de España.

Y así, esta misma semana, la segunda de diciembre de 2014, el gobierno del PP ha propuesto un cambio en la ley de hidrocarburos para retribuir mejor a los particulares, ayuntamientos y comunidades autónomas en cuyos terrenos se expropie para fracking.

No es que yo esté en contra de que ahora se quiera retribuir mejor. Esto, en primera lectura significaría que la mierda de indemnización que ahora recibía el propietario del terreno por la expropiación forzosa se parecía mas al robo en favor de la compañía del fracking que a una indemnización justa.

Recientemente he estado en Alemania, pues mi hijo es uno de esos jóvenes alocados a los que les ha dado por la "movilidad exterior" (Fátima Bañez dixit) y allí he podido ver cómo en regiones con 1700 horas de insolación anual, están los tejados de todas las viviendas unifamiliares, explotaciones agrícolas o pabellones industriales cubiertos de placas solares, en tanto que aquí, con 2900 horas de insolación anual, el mismo gobierno del PP ha apoyado a las eléctricas para crear una tasa que desincentive totalmente el que los particulares puedan producir energía solar en su tejado.

Y eso pues da que pensar. Como no parece probable que el sol alemán sea más eficiente fotovoltaicamente que el del resto del planeta, lo que nos queda como conclusión es que, a lo mejor, el gobierno alemán legisla a favor de los alemanes mientras que a lo peor aquí se legisla pensando en el futuro puesto que reserven al gobernante o legislador en el consejo de administración de Gas Natural, o de Endesa, o de Iberdrola o de Telefónica, o de ...

Y así sucede que, de los tres expresidentes vivos que tenemos, Felipe González se lleva unos 130000 euros anuales por "aburrirse" en el consejo de administración de Gas Natural y José María Aznar se lleva unos 200000 anuales por no hacer nada en el de Endesa.

 

 

 

Optim. Chrome y Firefox. Colabora en: admin@salguerodejuarros.es